«Con el tiempo he descubierto que parte de la estrategia empresarial consiste en resolver el problema más simple, el más fácil y el más útil».

Lo dice Reid Hoffman, considerado el «oráculo de Silicon Valley» por muchos técnicos del sector, como creador de empresas e inversor. Es también co-fundador y presidente ejecutivo de LinkedIn.

De hecho, sienta bien escuchar de alguien así que «no siempre tiene que ser difícil».  Podríamos referirnos al clásico 80/20 (Ley de Pareto). ¿Qué 20% de acciones producirá el 80% de los resultados deseados?

Reid también cuenta que necesita una única razón de peso para emprender una actuación costosa, no un conjunto de razones menores. Por ejemplo, organizar un viaje a China por la suma de actividades menores, puede hacer que volvamos sintiendo que hemos perdido el tiempo. En cambio, si se va por una razón verdaderamente importante, se puede acabar de completar la agenda con actividades secundarias y, el viaje, se convertirá en algo con sentido.

Y, ¿por qué nos gustan estas reflexiones de Reid?

Pues porque ambas tienen un aspecto en común: se centran en lo importante.

Y, como bien sabes, una estrategia de negocio que se centra en lo esencial aporta velocidad y agilidad.

Y, es desde la agilidad, que puede crearse una cultura empresarial sólida, crecer de manera sostenible y realizar integraciones y fusiones. Y, es desde la velocidad, que se puede innovar y evolucionar en la ventana temporal adecuada.

«Gana con tu mente, no con tu tiempo» – decía nuestro amigo Naval Ravikant (AngelList).

Y tú, ¿cómo lo ves?

Gracias por estar aquí. Seguimos cerca.

– Verónica, Consultora en Pitaya Business.