Cómo pensar en grande

Hay que pensar en grande – nos dicen.
Pero, ¿qué es en grande?
Y, ¿cómo hacerlo?

¿Cómo pensar más en grande?

Es algo habitual que trabajamos con nuestros clientes.

Quizá lo que es grande para ti – conseguir un negocio líder a nivel nacional- es pequeño par alguien que ve Europa como un mismo patio de juego. Y, a su vez, para alguien que divide el mundo en continentes, quedarse con Europa, le puede sonar poco ambicioso.

Hablamos de expansión geográfica, pero ese es solo un aspecto: ¿dónde está el límite de facturación? ¿dónde está el límite de tiempo libre y calidad de vida del equipo de la empresa? ¿dónde está el límite de años que puede durar un negocio?

No es motivo del post emitir un juicio sobre cuánto es grande y cuánto es pequeño.

Lo que nos ocupa es tomar consciencia de si uno está limitando su negocio y obtener herramientas para dejar de hacerlo.

A lo largo de los años, he detectado cinco factores que ayudan a ampliar horizontes.

Los comparto contigo:

1. La hipérbole de los 10.000

Exagerar los datos disponibles y multiplicarlos por 10.000. Ejemplo: ¿A cuántos clientes servís al año? Multiplícalo por 10.000. ¿Cómo tendría que ser el negocio para abastecer toda la demanda? Se puede repetir este ejercicio con: número de trabajadores, facturación, sedes, etc.

2. Dividir para producir

Ahora, el ejercicio contrario, orientado a tiempo destinado y la calidad de vida. ¿Cuántas horas dedicas al negocio al mes? Divide la cantidad por 10. ¿Cómo tendría que ser tu negocio para que funcionara igual dedicando esas horas? Se puede repetir ejercicio con: horas que dedican los trabajadores, proveedores, u otros colaboradores.

3. Imagina sin límite

La imaginación es una herramienta poderosa. La tenemos a mano y suele quedar apartada por las urgencias diarias. Consiste en dedicar quince minutos al día a pensar en máximos. Recomiendo eliminar filtros: económicos, de salud, familiares o laborales. Un punto de partida puede ser imaginar cómo sería un lunes ideal. Luego, se exporta la reflexión al negocio.

4. Preguntar

¿Admiras a algún negocio en concreto? ¿El estilo de vida de alguien determinado? ¿Lo que transmite alguna persona? Pues ¡pregúntale directamente!: ¿Cómo es tu día a día? ¿Qué hiciste en el pasado para llegar aquí? ¿Cómo lo gestionas? Las personas estarán encantadas de responderte y te sorprenderás descubriendo nuevas posibilidades.

5. Leer, viajar y asistir

Quizá la palabra que resume este punto sería: predisposición. A adquirir nuevas experiencias, nuevos puntos de vista, a ampliar perspectivas. Ya lo sabrás, pero a ello ayuda mucho leer – novelas, libros de negocios u otro género que te estimule-, viajar y conocer -otros países, culturas- y asistir – a eventos, ferias, congresos o formaciones. Incorporar nueva información a la mente es un factor esencial para pensar en grande

Y hasta aquí mis reflexiones de hoy. ¿Te han sido de ayuda? Espero que sí.

Como siempre, si quieres dejar un comentario será un placer leerte.

Por otro lado, si necesitas ayuda en la estrategia de negocio e incluso, para pensar en grande, no dudes en visitar nuestra página de CIMKIT® donde te contamos cómo podemos ayudarte.

Verónica, Strategist en Pitaya Business.

¿Te ha sido últil este contenido? No dudes en compartirlo.

Pitaya es una potenciadora de negocio con sede en Barcelona que proporciona a las empresas productos de consultoría que aporten: orden, frescura, equilibrio y resultados. Nos mueve fomentar un ecosistema empresarial mundial 100% sostenible y las relaciones de confianza a largo plazo.

¿Qué quereis potenciar?

cimkit® Vender más (y mejor)
mog® Beneficiarse del marketing
8ws® Escalar el negocio
NextUp® Futuro brillante
PeopleTop® Alto rendimiento

¿Hablamos?

Descúbre nuestras soluciones

NextUp®

Futuro brillante

mog®

Beneficiarse del marketing

PeopleTop®

Alto rendimiento

8ws®

Escalar el negocio

cimkit®

Vender más (y mejor)