¿Compromiso o sacrificio?

La diferenciación es complicada porque coinciden en forma, pero distan totalmente en significado, contenido y resultados.

Sacrificio vs. compromiso

Es un domingo de julio. Tienes en tus manos una cámara de fotos y, desde el lugar opuesto, fotografías a dos padres sentados en las gradas viendo a sus hijos jugar un partido de fútbol. Te sorprende la similitud entre ambos. Misma edad, parecido vestuario, Coca Cola en mano y siguiendo el juego.

A Juan, el primero, ir el domingo a los partidos le parece un auténtico sacrificio que hace para apoyar a su hijo. Preferiría estar en la playa, helado en mano y dejando que el agua del mar bañara su cuerpo después de una intensa semana de trabajo.

Para el segundo, José, pues que te voy a decir. Claro que le gustaría también estar en la playa (ha sido una semana dura), pero, para él, ir al partido es un auténtico compromiso con la crianza de su hijo basada en el soporte incondicional.

Fíjate. En la foto parecen iguales, y los dos están ahí para sus hijos, pero su manera de vivirlo es radicalmente diferente.

Pero vayámonos del campo y volvamos al business. ¿Compromiso o sacrificio?

Sabrás que existe una corriente de pensamiento empresarial tradicional que premia el sacrificio en la compañía como un elemento de mérito y reconocimiento.

Pero date cuenta.

Una directiva trabaja un sábado. Puede hacerlo como un sacrificio (se está sacrificando por la empresa) o hacerlo con pleno compromiso (está tan comprometida con la empresa que está dispuesta a trabajar un sábado si el negocio lo requiere). Misma forma. Distinto contenido.

Trabajar como un sacrificio tiene consecuencias. Una figura directiva que ha sacrificado su vida por la empresa puede potencialmente acabar resentida y frustrada. Equipos que se sacrifican por los resultados acaban en burnout. (O se van lxs buenxs).

En cambio, trabajar con actitud de compromiso es totalmente distinto. Personas comprometidas con un objetivo hacen las cosas con pasión, dedicación e ilusión. Equipos que trabajan con compromiso se sienten realizados, unidos y conectados.

Es un ligero matiz, pero se entiende, ¿verdad?

La pregunta natural es: ¿cómo pasar del sacrificio al compromiso? En Pitaya lo tenemos claro. El sacrificio pasa por una sensación de imposición. El compromiso por una sensación de capacidad de elección.

Pero: ¿cómo aplicarlo a la cultura de compañía?, y, ¿cómo trasladarlo a los equipos y comités directivos de la empresa?

Ay, FNAME, esto nos daría para más de un MidWeek café. Aunque, si quisieras potenciar más el compromiso en la compañía, en Pitaya os ofrecemos equilibrio, frescura, orden y resultados para conseguirlo. Cuéntanos vuestro punto de partida y nos ponemos a ello.

Seguimos cerca.

– Verónica Ferrer, CEO en Pitaya.

Pitaya es una potenciadora de negocio con sede en Barcelona que proporciona a las empresas productos de consultoría que aporten: orden, frescura, equilibrio y resultados. Nos mueve fomentar un ecosistema empresarial mundial 100% sostenible y las relaciones de confianza a largo plazo.

¿Qué quereis potenciar?

cimkit® Vender más (y mejor)
mog® Beneficiarse del marketing
8ws® Escalar el negocio
NextUp® Futuro brillante
PeopleTop® Alto rendimiento

¿Hablamos?

Descúbre nuestras soluciones

NextUp®

Futuro brillante

mog®

Beneficiarse del marketing

PeopleTop®

Alto rendimiento

8ws®

Escalar el negocio

cimkit®

Vender más (y mejor)